Espejito, espejito… – Lanata

Eco —como Sherezade, en Las mil noches y una noche— había nacido con el don de la conversación: era alegre y entretenida, y sus historias llenaban las tardes de Hera, la esposa de Zeus, el padre de los dioses griegos. Hasta que Hera averiguó que aquellas extensas tertulias eran aprovechadas por su esposo para escapar de casa en procura de aventuras extramatrimoniales. Hera castigó a Eco quitándole la posibilidad de pronunciar ninguna palabra completa: sólo podría repetir, hasta el fin de sus días, el final de cada frase que escuchara.

Leer artículo completo.

Anuncios

Comentarios desactivados en Espejito, espejito… – Lanata

Archivado bajo Sociología

Los comentarios están cerrados.